Aprende a minimizar el estrés durante tus vacaciones

El trabajo se ha convertido prácticamente en la parte central de la vida de la mayoría de las personas.
Relax en la Playa

Esto se debe a varios factores, tanto porque nuestro puesto laboral suele ser el lugar donde más horas pasamos al días, si descontamos las horas de sueño en nuestro hogar, como porque tiene una importancia básica en la vida de todos y cada uno de nosotros. 

Por un lado, el trabajo es una de las principales fuentes de realización, ya que la mayoría intenta encontrar un trabajo que se adapte a su capacidad y gusto personal, con el fin de disfrutar su empleo y sentirse útil. Todo esto sin olvidar que por otro lado, el trabajo es la principal fuente de ingresos para cualquiera, siendo la labor que provee el sustento personal, y en muchos casos familiar.
 
En base a todo esto, no es de extrañar que cada vez la gente se tome mucho más en serio su trabajo. Esto inicialmente es una actitud positiva, pues se traduce en trabajadores más responsables que ayudan al mantenimiento y crecimiento de su empresa, lo que da estabilidad a su puesto de trabajo y puede derivar en un aumento de sueldo, un ascenso o una mejora de la situación laboral. Sin embargo, si esta situación se radicaliza, se pueden llegar a dar casos de auténticos adictos al trabajo,  los cuales son incapaces de desconectar su empleo del resto de facetas de sus vidas, estando literalmente todo el tiempo pensando en su empleo, siendo incapaces de disfrutar de otras facetas de su vida y convirtiendo su trabajo en una obsesión malsana.
 
Un adicto al trabajo puede verse simplemente como una radicalización de un problema, pero lo cierto es que actualmente muchos somos adictos a nuestro empleo en potencia. La mejor forma de cortar con esta obsesión malsana por el trabajo es saber disfrutar de los descansos, especialmente las vacaciones, con el fin de oxigenarnos. El descanso es un derecho básico de cualquier trabajador, un tiempo reservado para sus propios intereses al margen de su vida profesional. Las vacaciones son útiles tanto para el propio trabajador como para la empresa, ya que el primero es más feliz y la segunda tiene a un trabajador más animado.
 
Así que casi que se podría decir que las vacaciones son tan importantes como básicas. Ya queramos relajarnos en la playa o nos guste viajar y dediquemos nuestras vacaciones a visitar un país lejano, es importante tener claro que nuestras vacaciones deben funcionar al margen del trabajo. Esto puede parecer simple, pero lo cierto es que en la práctica es más difícil, con lo que terminamos contaminando nuestras vacaciones con estrés más propio de nuestra vida laboral. Por lo que lo mejor es plantearse unas vacaciones desconectadas del trabajo y libres de cualquier estrés, objetivo para el que no está de más mantener en la cabeza una serie de consejos muy útiles.
 
  • Desconecta lo máximo posible del trabajo. Lo primero que debemos de tener en cuenta es que nuestras vacaciones son nuestras por propio derecho, no una concesión desinteresada de nuestros patronos. Así que no debemos de tener problemas en dejar de lado nuestro trabajo, concentrándonos totalmente en descansar y disfrutar lo máximo esos días de asueto.
  • Descansa lo suficiente. Muchas veces no dormimos lo suficiente, algo no demasiado recomendable y que se suele traducir en un cansancio y un estrés añadido al provocado por nuestro propio trabajo. Las vacaciones pueden ser una época perfecta para recuperar todo ese sueño perdido. Debido a esto, se debe intentar dormir al menos ocho horas al día, pudiéndose incluso conceder el capricho de alguna siesta, para que nuestro cuerpo reponga el descanso deficiente anterior.
  • Disfruta de tus amigos y familiares. Normalmente, nuestra rutina laboral no nos deja disfrutar todo lo que nos gustaría de nuestra familia y nuestras amistades, limitándose nuestro día a día a un transito desde nuestro hogar hasta nuestro lugar de trabajo. Las vacaciones pueden ser un buen remedio para esta situación, ya que visitar o dejarnos visitar por nuestros seres queridos es una excelente forma de eliminar estrés y disfrutar de nuestro tiempo libre en la mejor compañía.
  • Dedica tiempo a tus aficiones. Además del talento que podamos tener para ganarnos la vida, seguro que tenemos alguna que otra afición con la que disfrutamos de sobremanera pero con la que no podemos ganarnos la vida, ya sea por falta de talento o porque es un pasatiempo poco lucrativo. Para estas distracciones no hay nada como las vacaciones, tiempo en el que un aficionado visita las webs de clasificados en busca de material o agrupaciones dedicadas a su pasatiempo.
  • No tengas miedo a no hacer nada. Aunque sea una gran idea aprovechar las vacaciones para recuperar el tiempo que no hemos dedicado a nuestros amigos o aficiones, no debemos volvernos locos intentando hacer en unos días lo que durante meses no hemos podido hacer por culpa del trabajo, pues entonces nos limitaríamos a convertir las vacaciones en otra fuente de estrés. Durante estos días de descanso debemos hacer cosas para mantenernos entretenidos y animados, pero no esto no quita que si nos apetezca no podamos dedicar un día entero a simplemente disfrutar sentado en el sofá leyendo o viendo la televisión sin más.
 

 


por Apuntavamos.com

Links Relacionados

Fuente : Todoaca.com.uy
Paseos en Punta del Este